La India: Los derechos de los pueblos adivasi

El programa Adivasi de la Fundación Siemenpuu trabaja para reforzar los derechos de las comunidades tradicionales adivasi al bosque, su uso y protección, siempre respetando el legado de vida de los pueblos indígenas. El programa hace referencia a la ley de derechos forestales establecida en 2006, cuya elaboración e implementación los adivasi han intentado promover a través de él.

La biodiversidad del mundo solo se conserva si los modos de vivir de la población humana no interfieren con la renovación de la biodiversidad propia de la tierra, por ejemplo en el caso del bosque natural. La conservación o la destrucción de la biodiversidad dependen de cómo viven, practican su cultura, cultivan y producen las personas.

En las zonas forestales habitadas por los adivasi, la vida humana ocupa poco espacio comparado con los modos de vivir modernos. La cantidad de kilómetros cúbicos de bosque natural y autorenovable requerida por persona es baja debido al estilo de vida que está completamente adaptado a él. De hecho, los adivasi consideran ser parte del bosque que es más que vivir en el bosque. A pesar de la poca cantidad de bosque natural que tiene la India, unos cien millones de adivasi viven en esas zonas, más que en ninguna otra parte el mundo.

Durante los 65 años de independencia de la India, unos 30 millones de adivasi han sido desplazados. La causa detrás de los desplazamientos han sido distintos proyectos de desarrollo, como la construcción de minas y represas. El gobierno, la industria y la cultura dominante constituyen una amenaza para las tierras y bosques restantes de los adivasi. Bajo la amenaza está el legado de vida de las comunidades, adaptado al entorno local. Parte de la problemática es que el gobierno y el público general desconocen los derechos de la población local.

 

La consolidación del diálogo adivasi

Muchas veces es difícil para las comunidades adivasi defenderse contra el gobierno y las grandes empresas con meros esfuerzos locales, por lo cual son necesarios la cooperación entre los grupos adivasi de distintas zonas y los movimientos ciudadanos.

Últimamente la legislación, la jurisdicción y el gobierno de la India han reconocido y dado más importancia a los acuerdos nacionales e internacionales sobre los derechos comunales al bosque de los adivasi y los derechos comunales a su hábitat humano de las tribus especialmente vulnerables. Sin embargo, las autoridades que deberían registrar y legalizar los derechos consuetudinarios de las innumerables tribus las desconocen. También carecen del criterio e instrumentos conceptuales o administrativos para llevar a cabo este registro.

Los derechos consuetudinarios de las comunidades adivasi han sido determinados como derechos comunales según la idiosincrasia, las condiciones de vida y las costumbres laborales de cada región. Entre estas tradiciones se encuentran la agricultura itinerante de tala y quema, los trabajos en bambú, el conocimiento y la medicina tradicionales, la recolección de productos forestales y la silvicultura comunal. Los derechos acerca de las prácticas de esta naturaleza y los trabajos relacionados con ellas tienen aspectos universales que unen hasta a las comunidades lejanas que no compartan otras características, como el idioma o la cultura. Debido a ello, es importante que las tribus que viven en diferentes zonas puedan, a través de campañas y movimientos ciudadanos, obtener publicidad para expresar y procesar estos derechos. Si las comunidades adivasi logran que se reconozcan y registren sus derechos de manera más fácil, más difícil será para los gobiernos y las entidades comerciales usurpar, destruir o contaminar sus tierras, bosques y aguas.

El programa NAA, apoyada por la Fundación Siemenpuu, tiene como socio la Alianza Nacional de los Adivasi (National Adivasi Alliance). Los miembros de la alianza se esfuerzan para fortalecer la autonomía y el legado cultural de los adivasi y prevenir los desplazamientos y las amenazas ambientales. Los proyectos de la alianza y de sus organizaciones socias continúan trabajando para que se cumpla con los derechos forestales de las comunidades adivasi y para dar vida nueva a los modelos tradicionales de economía autosostenible de las comunidades, como la silvicultura forestal y la medicina tradicional.

 

Sorry no projects available.

Sorry no organisations available.